PuntoIni.net

Febrero 13, 2011

No eres tú, soy yo

Archivado en: *Collage, C-mántica, Civita, La increíble historia — Ingrid Valero @ 1:30 pm

Ya estoy en Bogotá. Diez años me costó concluir las cosas importantes de la vida en una ciudad como Caracas: Compañía-estudio-desempeño profesional.

Una década de programar, acumular y ejecutar en pro de ésta que apenas comienzo en un lugar al que amé a primera vista. Sin embargo, no estaba preparada para muchas cosas y hoy, a un mes de mi llegada a Bogotá, debo decirle: “disculpa, no eres tú, soy yo”.

Si me pidiesen definir en una palabra a esta ciudad que supera los 8millones de habitantes, sería “lenta”. Es una ciudad que va al ritmo de las oficinas de 8 a 5, de los domingos en el parque, de las ciclorutas, del paseo vespertino con el perrito de la casa, de la moda monocromática, de los cinco segundos después del semáforo en verde…

Me asomo a la ventana y puedo ver que la gente ni siquiera huye de la llovizna. No corre apresurada a guarecerse. Es lenta, deliciosamente lenta… enloquecidamente lenta.

Por eso le digo: no eres tú, soy yo. Ve a tu ritmo, seguro me dejo alcanzar querida Bogotá.

Enero 24, 2006

Caracas anaranjada

Archivado en: Civita, Fotini — Ingrid Valero @ 1:35 pm

Sólo una vez sentí que amaba a Caracas. Fue una tarde de domingo cuando bajaba por Colinas de Bello Monte; la ciudad se veía magnífica, la tarde era naranja, el �?vila reinventaba el verde, la brisa era fría y las calles estaban vacías.

Me conmovió profundamente el momento y murmuré que amaba a Caracas. Palabras extrañas para una persona que sólo ama las ciudades que no ha visitado, como quien adora lo que no ha visto o suspira por lo que quizás, existe únicamente en su fantasía.

Nunca más volví a sentir lo mismo. Pero la fotografía me ha dado un alivio; a través de ella he aprendido a a querer a la ciudad vieja, la tranquila Caracas, la Sultana del �?vila, la que con razón fue amada.

Ahora, cada esquina tiene su historia, cada casa que se derrumba tuvo años mejores, cada terreno baldío antes fue una magnífica hacienda. Antes una familia, los Blandin, fue dueña de lo que hoy se conoce como el Country Club, sus peones se asentaron en pequeñas chozas y formaron el barrio Chapellín. Por el puente de Chapellín pasó Delgado Chalbaud escoltado por sus secuestradores y posteriores asesinos.

Caracas es una ciudad llena de historia, la fotografía me enseñó eso. Cuando observo sus imágenes siento que Caracas es como esas tardes anaranjadas, de brisa fría y calles vacías.


En imagen: Puente de Las Mercedes (1941, autor desconocido)

Mayo 27, 2005

Parque Lezama

Archivado en: Civita, La increíble historia — Ingrid Valero @ 2:53 pm

He vuelto a aquel banco del Parque Lezama, lo mismo que entonces se oye la noche, la
sorda sirena de un barco lejano. Mis ojos nublados te buscan en vano. Después de diez años he vuelto aquí solo, soñando aquel tiempo, oyendo aquel barco. Mis penas vencieron. El tiempo y la lluvia, el viento y la muerte, ya todo llevaron.
Ernesto Sábato

sbatoparquelezama18ir.jpgEn algún pedazo de tiempo literario, de ese tiempo que no se cuenta con horas y segundos, un escritor argentino llamado Ernesto Sábato decidía que dos de sus criaturas se conocieran. El lugar del encuentro fue el Parque Lezama de Buenos Aires.

El capítulo se llamó "El dragón y la Princesa". Martín, sentado frente a la escultura de Ceres, siente una pesada mirada a sus espaldas; temeroso de parecer ridículo (más de lo que se sentía con 17 años a cuestas) se niega a saber quien lo observa. Era Alejandra. La novela se titula "Sobre héroes y tumbas".

El solar de los patricios
Muchos historiadores coinciden en ubicar el nacimiento de Buenos Aires en los terrenos de Parque Lezama. Las primeras casas de los expedicionarios que acompañaban a Pedro de Mendoza (fundador de Buenos Aires – 1536) estuvieron allí. Uno de los amplios solares, que pertenecía a la Mansión Horne (hoy Museo Histórico Nacional) fue transformándose de desembocadura de riachuelo en lujoso jardín donde abundaban olmos, acacias, magnolias, tilos y otras especies.

El 19 de abril de 1884, Angela Alzaga de Lezama vendió los terrenos, casi 80.000 metros cuadrados, al Municipio de la ciudad de Buenos Aires con la condición de conservar el apellido de su esposo para nombrar al espacioso jardín. Así nace el Parque Lezama.

lez.jpgUn espacio de San Telmo
Ubicado en el Barrio de San Telmo, el Parque Lezama comenzó a sentir el impacto del uso público. El primer cine del barrio, un ring de boxeo, teatro al aire libre, lago artificial, un circo y varios cafés, entre ellos el tradicional “Café Británico�?, llenaron sus espacios.

Como anécdota, en plena Guerra de Las Malvinas, el “Café Británico�? sufrió la amputación de su primera sílaba y fue rebautizado como “Bar Tánico�?. Esa es la misma época en la que se hace notable el abandono del parque y su creciente inseguridad.

Actualmente, Parque Lezama es restaurado por la municipalidad y funciona allí una feria artesanal. Desde su mirador aún se ve el río, los árboles centenarios permanecen incólumes y cerca de la estatua de Ceres aún nos espera Alejandra, la musa de Ernesto Sábato.

En imagen:
Ernesto Sábato camina por el Parque Lezama.
Jugadores de ajedrez en Parque Lezama.

Mayo 10, 2005

Königsallee

Archivado en: Civita — Ingrid Valero @ 4:27 pm

ko.jpgUbicado hacia el este de la ciudad alemana de Dusseldorf, el boulevard Königsallee marca el punto de división entre el casi peatonal Pueblo Viejo o Altstadt, parte histórica de la ciudad, y el poderoso y brillante segmento cosmopolita de la ciudad.

Llamado cariñosamente Kö por los habitantes de la ciudad, el boulevard Königsallee (Avenida del Rey) recibe su nombre en 1848 para homenajear la visita del rey prusiano Friedrich Wilhelm IV a la ciudad de Dusseldorf .

Al principio albergaba circos de variedades y teatros populares, poco a poco su extensión de más de un kilómetro, fue cediendo a restaurantes y casas comerciales hasta convertirse en una de las mayores pasarelas del mundo.

Los clásicos grandes almacenes como "Kaufhof an der Kö�? y �?Carsch-Haus�?, “Kö-Gallerie�? y “Sevens�? riñen con las tiendas de Armani, Burberry, Chanel, Cerruti, Escada, Yves Saint Laurent y Kenzo, entre otros.

Como muestra, este año boutiques, pubs, cafés, restaurantes, shopping malls y ferias de Kö son el punto de encuentro del Dusseldorf Fashion Houses, donde se darán cita más de mil ochocientos expositores procedentes de cincuenta y cuatro naciones.

Así es Kö, la calle comercial más famosa de Alemania. En el centro, un lago recuerda que hace apenas unos siglos la orilla este del río Dussel era una aldea pesquera medieval; hacia el norte abre el Hofgarten, una estancia entre fuentes y jardines.

Muy cerca queda Immermanstrasse, curioso barrio japonés donde habita una de las colonias mejor establecidas de Dusseldorf. Pero de eso escribo luego.