PuntoIni.net

Mayo 30, 2005

Desayuno en Tiffany’s (fragmento)

Archivado en: La increíble historia — Ingrid Valero @ 4:25 pm

" No se enamore nunca de ninguna criatura salvaje, Mr. Bell. Esa fue la equivocación de Doc. Siempre se llevaba a su casa seres salvajes. Halcones con el ala rota. Otra vez trajo un lince rojo con una pata fracturada.

Pero no hay que entregarles el corazón a los seres salvajes: cuanto más se lo entregas, más fuertes se hacen. Hasta que se sienten lo suficientemente fuertes para huir al bosque. O subirse volando a un árbol. Y luego a otro árbol más alto. Y luego al cielo. Así terminará usted, Mr. Bell, si se entrega a alguna criatura salvaje. Terminará con la mirada fija en el cielo. "

Truman Capote (1924-1984)

Mayo 27, 2005

Parque Lezama

Archivado en: Civita, La increíble historia — Ingrid Valero @ 2:53 pm

He vuelto a aquel banco del Parque Lezama, lo mismo que entonces se oye la noche, la
sorda sirena de un barco lejano. Mis ojos nublados te buscan en vano. Después de diez años he vuelto aquí solo, soñando aquel tiempo, oyendo aquel barco. Mis penas vencieron. El tiempo y la lluvia, el viento y la muerte, ya todo llevaron.
Ernesto Sábato

sbatoparquelezama18ir.jpgEn algún pedazo de tiempo literario, de ese tiempo que no se cuenta con horas y segundos, un escritor argentino llamado Ernesto Sábato decidía que dos de sus criaturas se conocieran. El lugar del encuentro fue el Parque Lezama de Buenos Aires.

El capítulo se llamó "El dragón y la Princesa". Martín, sentado frente a la escultura de Ceres, siente una pesada mirada a sus espaldas; temeroso de parecer ridículo (más de lo que se sentía con 17 años a cuestas) se niega a saber quien lo observa. Era Alejandra. La novela se titula "Sobre héroes y tumbas".

El solar de los patricios
Muchos historiadores coinciden en ubicar el nacimiento de Buenos Aires en los terrenos de Parque Lezama. Las primeras casas de los expedicionarios que acompañaban a Pedro de Mendoza (fundador de Buenos Aires – 1536) estuvieron allí. Uno de los amplios solares, que pertenecía a la Mansión Horne (hoy Museo Histórico Nacional) fue transformándose de desembocadura de riachuelo en lujoso jardín donde abundaban olmos, acacias, magnolias, tilos y otras especies.

El 19 de abril de 1884, Angela Alzaga de Lezama vendió los terrenos, casi 80.000 metros cuadrados, al Municipio de la ciudad de Buenos Aires con la condición de conservar el apellido de su esposo para nombrar al espacioso jardín. Así nace el Parque Lezama.

lez.jpgUn espacio de San Telmo
Ubicado en el Barrio de San Telmo, el Parque Lezama comenzó a sentir el impacto del uso público. El primer cine del barrio, un ring de boxeo, teatro al aire libre, lago artificial, un circo y varios cafés, entre ellos el tradicional “Café Británico�?, llenaron sus espacios.

Como anécdota, en plena Guerra de Las Malvinas, el “Café Británico�? sufrió la amputación de su primera sílaba y fue rebautizado como “Bar Tánico�?. Esa es la misma época en la que se hace notable el abandono del parque y su creciente inseguridad.

Actualmente, Parque Lezama es restaurado por la municipalidad y funciona allí una feria artesanal. Desde su mirador aún se ve el río, los árboles centenarios permanecen incólumes y cerca de la estatua de Ceres aún nos espera Alejandra, la musa de Ernesto Sábato.

En imagen:
Ernesto Sábato camina por el Parque Lezama.
Jugadores de ajedrez en Parque Lezama.

Mayo 26, 2005

Contando palabras en una imagen

Archivado en: Fotini — Ingrid Valero @ 4:33 pm

Hay una expresión común que describe la fuerza y el impacto que tiene una fotografía en el colectivo: Una imagen vale más que mil palabras.

Pero, más que palabras, o si realmente son quinientas, mil o dos mil; o más que contabilizar el beneficio que puede sacarse de mil palabras cuando hay tantas cosas que se pueden decir en dos o tres, lo importante es que una imagen vale la impresión que provoca y eso no se mide con palabras (y aquí viene otra expresión común) sino con hechos.


Kim Phuc abrasada por el napalm

El 8 de junio de 1972, cuando la aldea de Tran Bang (Vietnam del Sur) fue bombardeada, Kim Phuc tuvo que salir del templo donde se escondía con su familia, arrastrando sus infantiles 9 años por la carretera. Abrasada por el napalm, se echó a correr aullando de dolor. El fotógrafo vietnamita Nick Ut captura la imagen, y es quien lleva a la pequeña al hospital con graves quemaduras sobre el cuerpo.

La fotografía de Ut fue premio Pulitzer 1972 y forma parte de la memoria colectiva como una de las que más causaron conmoción en la opinión pública mundial, pero…¿cuántas palabras, qué palabras nos dice? ¿Mil… dos mil… bastará con los dedos de una mano?

Mayo 24, 2005

El Libro de la risa y el olvido (fragmento)

Archivado en: La increíble historia — Ingrid Valero @ 2:58 pm

" La borró de la fotografía de su vida no porque no la hubiese amado, sino, precisamente, porque la quiso. La borró junto con el amor que sintió por ella. La gente grita que quiere crear un futuro mejor, pero eso no es verdad, el futuro es un vacío indiferente que no le interesa a nadie, mientras que el pasado está lleno de vida y su rostro nos excita, nos irrita, nos ofende y por eso queremos destruirlo o retocarlo.

Los hombres quieren ser dueños del futuro sólo para poder cambiar el pasado. Luchan por entrar al laboratorio en el que se retocan las fotografías y se rescriben las biografías y la historia. "

Milan Kundera

Mayo 20, 2005

Robert Capa, el momento preciso

Archivado en: Fotini — Ingrid Valero @ 2:41 pm

“Si tus fotografías no son lo suficientemente buenas
es por que no estás lo suficientemente cerca�?.

Para entender la magnitud del trabajo fotográfico de Robert Capa y lo que significó en su vida el reporterismo gráfico, debemos partir del momento de su muerte. Capa, intrépido reportero, muere al pisar una mina mientras cubría la guerra de Indochina. Fue en Thai Binh, territorio vietnamita, el 25 de mayo de 1954. Cuarenta años antes había nacido bajo el nombre de Endre Friedmann, en Budapest, capital de Hungría.


Miliciano herido de muerte. Guerra Civil Española. Robert Capa. 1936

(más…)

Mayo 15, 2005

Alicia, la niña amada de Lewis Carroll

Archivado en: Fotini, La increíble historia — Ingrid Valero @ 3:48 pm

aliciapeque_amendiga_lewiscarroll.jpgMuchos hemos leído Alicia en el País de las Maravillas, la primera vez posiblemente cuando éramos tan niños como la protagonista y las últimas veces desentrañando los mitos urbanos que se han sembrado en la historia. Así que sabemos que Lewis Carroll fue su autor y que Alicia fue su máxima obra.

Lo que muchos ignoran es el variopinto desempeño que tuvo Lewis en las artes y que en la fotografía su aporte fue de gran valor. Sólo hubo una piedra en su camino, el tema favorito de Lewis.

Porque mientras el pictorialismo hablaba de las imágenes fotográficas como objetos artísticos únicos y los retratistas llenaban sus bolsillos con las carte-de-visite, Charles Lutwigde Dodgson, nacido en el seno de una familia inglesa de clase media, y mejor conocido como Lewis Carroll, alborotaba al mundo fotográfico con las imágenes de sus niñas.

Las niñas de Lewis Carroll eran sus musas. De 4 a 12 años, edad en la que decía mantenían su espíritu vigoroso e inocente, eran en su mayoría, hijas de sus amigos o alumnas del colegio en el que impartía clases de matemática.

Su fotografía era de encuadres y discursos limitados, tomas generales de niñas en estado de reposo, disfrazadas de bailarinas orientales o ejecutando algún instrumento pero siempre con una brillante mirada, profunda. En varias de estas imágenes y en la relación que mantuvo Carroll con ellas, se basó Vladimir Nabokov para recrear a su nínfula Lolita, alentando las habladurías que sobre la obra y vida de Lewis Carroll se han tejido.
(más…)

Mayo 10, 2005

Königsallee

Archivado en: Civita — Ingrid Valero @ 4:27 pm

ko.jpgUbicado hacia el este de la ciudad alemana de Dusseldorf, el boulevard Königsallee marca el punto de división entre el casi peatonal Pueblo Viejo o Altstadt, parte histórica de la ciudad, y el poderoso y brillante segmento cosmopolita de la ciudad.

Llamado cariñosamente Kö por los habitantes de la ciudad, el boulevard Königsallee (Avenida del Rey) recibe su nombre en 1848 para homenajear la visita del rey prusiano Friedrich Wilhelm IV a la ciudad de Dusseldorf .

Al principio albergaba circos de variedades y teatros populares, poco a poco su extensión de más de un kilómetro, fue cediendo a restaurantes y casas comerciales hasta convertirse en una de las mayores pasarelas del mundo.

Los clásicos grandes almacenes como "Kaufhof an der Kö�? y �?Carsch-Haus�?, “Kö-Gallerie�? y “Sevens�? riñen con las tiendas de Armani, Burberry, Chanel, Cerruti, Escada, Yves Saint Laurent y Kenzo, entre otros.

Como muestra, este año boutiques, pubs, cafés, restaurantes, shopping malls y ferias de Kö son el punto de encuentro del Dusseldorf Fashion Houses, donde se darán cita más de mil ochocientos expositores procedentes de cincuenta y cuatro naciones.

Así es Kö, la calle comercial más famosa de Alemania. En el centro, un lago recuerda que hace apenas unos siglos la orilla este del río Dussel era una aldea pesquera medieval; hacia el norte abre el Hofgarten, una estancia entre fuentes y jardines.

Muy cerca queda Immermanstrasse, curioso barrio japonés donde habita una de las colonias mejor establecidas de Dusseldorf. Pero de eso escribo luego.

Mayo 8, 2005

Un primer plano de las emociones

Archivado en: Fotini — Ingrid Valero @ 4:48 pm

avedon.jpg

Un pimer plano resalta la expresión y dibuja las emociones, es un encuadre despiadado al que no se le escapa nada. Delgada es la línea que limita a la tristeza y a la euforia en una imagen así.

Es la mirada que enfrenta pero también la que huye, un microsegundo atrapado en el rictus  que apaga la sonrisa. Pupila dilatada, eufórica, que antecede al gesto de rabia.

Un primer plano es la exposición atrevida que puede ser pagada con creces.

Pero, ¿qué pasa cuándo lo que está en primer plano no es el cuerpo sino la emoción?

Eso le pasó a Marilyn Monroe cuando fue atrapada por el lente de Richard Avedon en el gesto que le debió ser más natural, el de la tristeza. Luego simplemente… 

(más…)

Mayo 7, 2005

Timothy O’Sullivan y la cosecha de la muerte

Archivado en: Fotini — Ingrid Valero @ 3:45 pm

Cientos de imágenes captadas por el fotógrafo estadounidense Timothy O’Sullivan (1840 – 1882) se perdieron en la Brady´s Gallery ocultas bajo la firma del dueño del estudio, el fotógrafo Mathew Brady, quien siempre se llevó el crédito por el trabajo de su equipo.

La mayoría de estas imágenes pertenecían a su trabajo en los campos de batalla de la Guerra Civil estadounidense. Sin embargo, algunas firmadas por puño y letra de O’Sullivan han servido para reconocer su trascendencia como uno de los pioneros en la fotografía bélica.

Porque Timothy, a pesar de haber recorrido los extensos territorios de Arizona, de haber salido a explorar el Paralelo 42 y luego pisar lo que sería el futuro Canal de Panamá, es ampliamente reconocido por haber realizado uno de los primeros reportajes gráficos de la Guerra de Secesión pisando los límites del realismo fotográfico, bajo el cual estaba permitido mostrar hechos crudos y brutales.

La fotografía no debía limitarse a captar lo que estaba a la vista, la fotografía estaba allí para transmitir “moralejas útiles�? y casi todo estaba permitido.

(más…)

Mayo 3, 2005

Trueba camina por la Calle 54

Archivado en: Fotograma — Ingrid Valero @ 10:55 am

calle54.jpg

Dirección: Fernando Trueba
Guión: Fernando Trueba
Año: 2000
Casting: Tito Puente, Gato Barbieri, Jerry González, Tito Puente, Cachao, Bebo y Chucho Valdéz, Chico O’Farrill, Chano Domínguez, Michel Camilo, entre otros.
Música: Thom Cadley
Fotografía: José Luis López Linares
Productora: Fernando Trueba PC/Cineteve/SGAE/Arte France Cinéma
País: España/Francia/Italia
Página web: http://www.calle54film.com

Reunir a Paquito d`Rivera, al Gato Barbieri, Jerry González, Tito Puente, Cachao, Bebo y Chucho Valdéz, Chico O’Farrill y a Michel Camillo en un documental de 96 minutos es una tarea titánica.

Fernando Trueba es el titán que en el año 2000, dirige, escribe y produce Calle 54, las raíces del latin jazz expuestas a puro ritmo e imagen. Es una película personalísima que nace por el agradecimiento de Trueba a la música que lo atrapó desde principios de los 80 con un disco de Paquito D’Rivera, Blowin.

(más…)

Mayo 2, 2005

Extracto de “La Tregua” de Mario Benedetti

Archivado en: La increíble historia — Ingrid Valero @ 11:06 am

Esta tarde, cuando venía de la oficina, un borracho me detuvo en la calle. No protestó contra el gobierno, ni dijo que él y yo éramos hermanos, ni tocó ninguno de los innumerables temas de la beodez universal. Era un borracho extraño, con una luz especial en los ojos. Me tomó de un brazo y dijo, casi apoyándose en mí: "Sabés lo que te pasa?… que no vas a ninguna parte". Otro tipo que pasó en ese instante me miró con una alegre dosis de comprensión y hasta me consagró un guiño de solidaridad.

Pero ya hace cuatro horas que estoy intranquilo, como si realmente no fuera a ninguna parte y sólo ahora me hubiese enterado.


La Tregua, de Mario Benedetti (1960)

Mayo 1, 2005

21 gramos… todo lo que pesa

Archivado en: Fotograma — Ingrid Valero @ 3:58 pm

21grams_150x225.jpgDirección: Alejandro González Iñarritu
Guión: Guillermo Arriaga
Año: 2003
Casting: Sean Penn (Paul Rivers), Benicio del Toro (Jack Jordan), Danny Huston (Michael), Charlotte Gainsbourg (Mary Rivers), Naomi Watts (Cristina Peck), Melissa Leo (Marianne Jordan)
Música: Gustavo Santaolalla
Fotografía: Rodrigo Prieto
Productora: Y Productions - This is that production
País: USA
Página web: 21 gramos

Entré al cine con la firme idea de ver una película sobre el alma y su peso… 21 gramos. Sin embargo, salí con mi propia historia. 21 gramos es todo lo que nos pesa, y en esta película lo que más pesa es el miedo. 21 gramos habla de eso, del miedo. El miedo que nos atrapa, miedo a la soledad, a la transgresión, al castigo, a la fatalidad, a volver sobre los pasos… y pesa tanto que obliga a estar de rodillas. También habla del miedo que descargamos, a veces sin esperanzas reales, cuando decidimos confiar. Confiar en Dios (Jack y Marianne), confiar en una familia que te hace olvidar un pasado turbulento (Cristina y Michael), confiar en la esperanza de una nueva vida que oxigene un matrimonio deshecho (Paul y Mary). Tres parejas, construyéndose unas, destruyéndose otra. Tres parejas unidas por el vértice de la película, un accidente. (más…)