PuntoIni.net

Septiembre 28, 2005

Desenreda el Lorem Ipsum

Archivado en: Medios: ¿Más o menos? — Ingrid Valero @ 12:47 am

Lorem Ipsum es un texto familiar para los diseñadores y desarrolladores web, los internautas de vez en cuando se habrán topado con él al revisar páginas web de prueba. Puede resultar incomprensible para casi todos pero la realidad es que el Lorem Ipsum no está allí para ser leído.

El Lipsum (como se le conoce familiarmente) es un texto para uso tipográfico, usado como relleno en borradores para probar el diseño visual antes de insertar el texto final, o para presentar un trabajo mientras se preparan los textos definitivos.

El Lipsum tiene historia
Lipsum tiene sus raíces en una pieza de literatura clásica del año 45 A.C. de Marco Tulio Cicerón, muy popular durante el Renacimiento, llamada De Finibus, Bonorum et Malorum (De los fines, lo bueno y lo malo).

Específicamente de las secciones 1.10.32 y 1.10.33 de la obra y el original es algo así como:

Neque porro quisquam est qui dolorem ipsum quia dolor sit amet, consectetur, adipisci velit… “No hay nadie a quien le guste el dolor, que lo busque o desee tenerlo, porque sencillamente, es dolor…�?

En el texto tipo usado por los diseñadores y desarrolladores web se eliminan las primeras palabras y queda este párrafo:

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur. Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia deserunt mollit anim id est laborum.

Contradiciendo la creencia popular, el Lorem Ipsum no comienza a ser usado con las nuevas tecnologías. Estos párrafos escritos en latín clásico han sido el texto simulado estándar de la industria tipográfica desde el siglo XVI.

La era Gutenberg dio uso al Lorem Ipsum; y lo refuerza siglos después, en la década de 1960, el lanzamiento de las hojas de transferencia Letraset que contenían el Lipsum. Hoy en día, diversos programas, entre ellos el PageMaker, lo usan como texto tipo.

Lorem Ipsum ha sobrevivido, no sólo cinco siglos sino también el salto de la imprenta a Internet.

¿Por qué usarlo?
Los beneficios del uso de Lorem Ipsum en el desarrollo web son básicamente dos:
Fluye como texto normal por la conformación de sus palabras en el párrafo: Tiene más o menos la distribución normal de letras por palabra y acepta los espacios sin afectar el formato. Esto permite que no hayan cambios sustanciales al cambiar el Lorem Ipsum por el texto final de la página.

Al estar escrito en latín no distrae al usuario: Es un hecho que el contenido legible de una página distraerá al lector, que en este caso es nuestro cliente. Este texto carece de significado si el lector no domina el latín clásico (posibilidad mínima) por eso trabaja como un perfecto modelo que exhibe el diseño, no lo avasalla.

Pd: Al usar el Lipsum debemos tomar en cuenta que no haya sido cambiado la ubicación de las palabras y que no haya ninguna broma de doble sentido en el texto. Descargarlo de sitios fiables es de vital importancia.

Septiembre 27, 2005

Get Smart!

Archivado en: Fotograma — Ingrid Valero @ 2:41 pm

200308.jpgA: ¿me creerías si te dijera que nadie responde el zapatófono?
B: no me digas…
A: ha muerto Maxwell Smart
B: te dije que no me lo dijeras!!

El gran torpe no luchará más contra la Organización Kaos. No hará falta que la 99 haga gala de su inteligencia, ya no hay a quien rescatar.

Adiós campana insonorizada para comunicarse con el Jefe, révolver de última tecnología, pluma bazuka, adiós operación de recontraespionaje.

Control se queda sin su mejor agente, y nosotros sin Maxwell Smart, el eterno antihéroe, autosuficiente e inútil en gran medida. Adiós Superagente 86.

Septiembre 20, 2005

Secuestro Express: amarrada a la butaca

Archivado en: Fotograma — Ingrid Valero @ 4:43 pm

miaruben.jpg
Si algo ha tenido esta película es centimetraje. Del bueno, del malo o del feo… eso es cuestión de opiniones, pero sin duda no se había escrito tanto y en tan poco tiempo sobre un filme venezolano.

Eso es un triunfo para su joven director Jhonatan Jakubowicz, sobre todo si tomamos en cuenta lo increíblemente difícil que puede ser romper el estigma de “cine nacional�? y pasar por encima de ese público que asiste a ver una película venezolana sólo por apoyarla, casi con lástima, como deber ciudadano.

Con Secuestro Express no pasó eso. A unos les gustó, otros la detestaron y muchos se hicieron con una opinión propia. No se imaginan lo difícil que es lograr tal cosa con un filme.

Entrado express con la película debo confesar mi opinión: Está bien contada en imágenes y en palabras.

Imágenes
Pónle más. Muchos críticos de cine se quejan por ese estilo video clip que ha invadido la cinematografía mundial, decenas de tomas por minuto que obligan al espectador a mantenerse con la uñas clavadas en la butaca. Secuestro express usa sin descaro esta técnica, desde el inicio hasta el final.

Grabado en digital. Mala idea. La nitidez en pantalla no fue la mejor, habrá que esperar a verla en dvd para disfrutar un mejor contraste en la película.

Partición de pantalla en 2 y 4 cuadros. Aunque ya llega a ser trillado (es clásica para las escenas que impliquen llamadas telefónicas) me gustó verla en la película, sobre todo porque al hacerla no sólo dividieron imagen, sino también sonido y discurso.

Planos. Aquí me quito el sombrero. Me quedé boquiabierta con unas decenas de planos. Espectacular cuando Carla se arrodilla frente a Caracas dispuesta a morir, o cuando baja de la patrulla policial y sólo se ven sus pies sorteando los peldaños. Excelente.

Incoherente. Las polémicas imágenes de Puente Llaguno y marchas de la oposición fueron el punto sobre la i de lo innecesario. Si a mí como venezolana me cuesta entender qué tiene que ver una marcha política con un secuestro express o la inseguridad (algo practicado y mejorado con el correr de los años en muchas partes del mundo), no quiero imaginar lo perdido que estaría el público extranjero.

Lo mismo pasaría si en “Requiem for a dream�? me colocaran escenas del asesinato de Rodney King en Los Angeles. Se trata de unos cuantos segundos que no tienen hilo de continuidad en la película y no provoca ningún cambio eliminarlas.

Palabras
Piiiiii. Sin duda el guionista de Secuestro Express se sintió con licencia para usar todo el manual de “malas palabras�?. ¿Habría que pedirle que modere el lenguaje? ¿Cómo hablará un secuestrador? ¿No es la censura C suficiente aviso para los espectadores? Eso es un buen debate.

Historia. Impresiona el guión, no sólo por lo preciso y no recurrir al lamentable llamado evidente a la conciencia del espectador, sino porque usa recursos para animar la historia… para no dejar que muera. Desde el doble robo de la camioneta hasta el síndrome de Estocolmo, desde la selección de la víctima hasta la “vida cotidiana�? del secuestrador.

Así termino con Secuestro Express. En mi opinión no es la mejor película hecha en Venezuela, esa aún no ha llegado, pero sí es la forma distinta de hacer cine, aunque lamentablemente aborden un tema muy manoseado. ¿Qué harían Alberto Arvelo y Jonathan Jakubowicz juntos en una película?

Septiembre 6, 2005

Los sueños

Archivado en: Fotograma — Ingrid Valero @ 5:16 pm

sue_os.jpgPartir de los recuerdos de infancia, del encuentro espiritual con la inocencia, hasta enfrentar a un mundo degenerado y violento que da la espalda a la naturaleza, esa es la premisa de Los Sueños de Akira Kurosawa.

Una autobiografía onírica con toques de arte, espiritualidad, vida y ecología que expresa las inquietudes y obsesiones de Kurosawa para finalizar con una reflexión sobre su propia vida y los temas que inspiraron su obra.

Y como un sueño, Kurosawa se permite pintar sobre la pantalla con vivos colores que palpitan. Los durazneros que avanzan lentamente, la ferocidad del perro que cuida el túnel, el gas rojo que envuelve al Monte Fuji, las texturas de los campos holandeses de Van Gogh, las tinieblas de los demonios mutantes, la brillantez del agua que cae por los molinos… todo es un sueño pintado con una fuerza y belleza visual incomparable.

Ocho capítulos, ocho sueños
El sol bajo la lluvia: En el bosque un desfile antecede la boda entre los espíritus de zorro. El castigo por haber infringido las leyes del bosque de los zorros es el suicidio.
El huerto de los duraznos: Espíritus de árboles de durazno claman por haber sido talados cruelmente. Un niño recibe los reclamos, la naturaleza se rebela.
La tormenta de nieve: Escaladores llegan a un campamento luego de una terrible tormenta nieve que toma forma de mujer.
El túnel: Una profunda reflexión sobre la muerte. Un comandante regresa a casa tras haber perdido a todos sus hombres. Un túnel conserva los espíritus del batallón militar cuyos integrantes se niegan a morir.
Los cuervos: Cielo de Van Gogh, pastos de Van Gogh, huellas de Van Gogh, color de Van Gogh, Pont de l’Anglois a Arlès de Van Gogh.
El monte Fuji en rojo: La amenaza nuclear pinta a Tokio con gases de colores.
El demonio lastimero: Los hombres han pasado a ser demonios, las mutaciones están en el alma y el cuerpo.
La aldea de los molinos de agua: El hombre vive en paz consigo mismo y con su entorno, la muerte no es más que el final del camino generosamente disfrutado.

*En los capítulos El Túnel y El monte Fuji en rojo, Kurosawa recibió la colaboración de Inoshiro Honda, director de las películas sobre el monstruo Godzilla.

*Este post es un presente para Caribe, una persona que atesora sus sueños.

Septiembre 2, 2005

Entre Tinieblas

Archivado en: Fotograma — Ingrid Valero @ 8:48 am

darkh.jpgDirección: Pedro Almodóvar
Guión: Pedro Almodóvar
País: España
Año: 1983
Duración: 114 min
Reparto: Cristina Sánchez Pascual, Marisa Paredes, Mary Carrillo, Carmen Maura, Lina Canalejas, Chus Lampreave, Eva Siva, Cecilia Roth
Fotografía: �?ngel Luis Fernández
Música: Morris Albert, Curel Alonso, Carlos Arturo Eritz

Con más de 20 años en el ruedo, esta película de Almodóvar suena poco en el mundo del cine. Y eso extraña, no sólo porque el trabajo de dirección raya en lo notable, sino porque su guión es un concentrado de ácidas críticas que inclusive deja en pañales a la polémica “La mala educación�?.

Rodada en 1983, Entre Tinieblas es la tercera película del español Pedro Almodóvar. En ella destaca Marisa Paredes como Sor Estiércol, una asesina regenerada que vive gracias a los ácidos; Chus Lampreave como Sor Rata de Callejón, una misteriosa escritora de novelas rosa; Carmen Maura como Sor Perdida, una adicta a la limpieza que en sus ratos libres da de comer al tigre del convento; y Cristina Sánchez Pascual como Yolanda Bell, la mujer que luego de presenciar la muerte de su novio, un chulo de poca monta, decide ingresar al convento de la orden “Redentoras Humilladas�?.

Con este grupo de personajes, y otros que hacen cortas apariciones, Almodóvar se permite polemizar sobre la Iglesia Católica, el costumbrismo español, la España post-franquista y la lucha entre la virtud y el pecado. Todo en el marco de la comedia, aunque la verdad uno no sabe si reír o impresionarse cuando ve a una monjita inyectándose heroína. Todo el sello Almodóvar.